Protección contra sobretensiones

 

 

Todas las instalaciones son susceptibles de ser protegidas con limitadores de sobretensión. El razonamiento lógico sería hacer una evaluación del coste económico que supondría la destrucción de los equipos conectados a la red y compararlo con el coste que supone la instalación de un limitador de sobretensión.
Las sobretensiones pueden ser transitorias o permanentes, las transitorias se producen por caida de un rayo dando lugar a un aumento de potencial de tierra, a sobretensiones conducidas o a sobretensiones inducidas. Tambien se producen por conmutaciones de la compañía eléctrica o conmutaciones de grandes cargas propias o próximas.
Las sobretensiones permanentes siempre se producen por defecto en el suministro eléctrico o defectos en la instalación como roturas de cables, bornas de conexión mal apretadas o ejecuciones incorrectas de maniobras de red, produciendo aumentos o disminuciones de tensión, de duración indeterminada.

Las sobretensiones ocasionan grandes deterioros, envejecimiento prematuro y destrucción de equipos conectados a la instalación e incendios.
El Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión obliga a tomar medidas de protección contra las sobretensiones, en el artículo 16.3 donde dice : los sistemas de protección para las instalaciones interiores o receptoras para baja tensión impedirán los efectos de las sobreintensidades y sobretensiones que por distintas causas cabe prever en las mismas y resguardarán a sus materiales y equipos de las acciones y efectos de los agentes externos

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »